Colombia: el riesgo es que te quieras quedar (2)

24 Ene

Sigamos pues con los motivos que podrían provocar que alguien se quisiera quedar en el país:

2. Su diversidad geográfica y cultural

No me resulta fácil describir Colombia; en parte porque no la he visitado toda, y en parte por su gran riqueza y diversidad cultural y geográfica. Espero no meter mucho la pata, pero de momento, sin conocerla en su totalidad, así es como la veo yo: exactamente como este croquis de paint con el que me he tirado un rato y me lo he pasado bastante bien:

mapacol2

Colombia tiene de todo: tiene playa, la bañan el mar Caribe y el océano Pacífico, una zona selvática que limita con Venezuela, Brasil y Perú, y una región andina o montañosa. Por tanto, tiene diferentes climas, además de un sinfín de pueblos coloniales, cascadas, ríos e incluso desierto.

A grandes rasgos, la zona caribeña y del pacífico tiene una fuerte raíz africana; la selvática, indígena; mientras que la andina, en el centro del país, es de herencia europea. Así, Colombia es un país multicultural, donde cada región es diferente y cuenta con sus propias características, que las distinguen de las demás.

En el centro del país, en los límites de la región andina, se encuentra Bogotá, que es una capital moderna, con muchas zonas verdes, museos, galerías, restaurantes, cafés… de todo. Los rolos, sus habitantes, son amables, aunque en el resto del país parece que se ganan la etiqueta de altivos. Una ciudad donde es ¿posible? abrirse camino y buscar trabajo (de esto hablaremos en próximas entradas).

Esta zona andina es una de las más extensas y desarrolladas del país, con ciudades como Medellín, cuna del famoso traficante Pablo Escobar, la zona cafetera y el valle del Cócora. Es una región verde, cercada por montañas y repleta de encantadores pueblos coloniales, enmarcados en la naturaleza, donde el visitante, al parecer, es acogido de mil amores.

El Caribe es un cachondeo, la Marina D’Or de cualquier colombiano que se precie. Se puede volver una y otra vez porque es un paraíso, la buena vida en estado puro. Su ciudad más importante es Barranquilla. Esta zona tiene, además, la Sierra Nevada de Santa Marta a sus espaldas, o el llamado “corazón del mundo” para los indígenas.

Taganga. ¡Ay, Taganga!

Taganga. ¡Ay, Taganga!

El Pacífico no lo he visitado, pero me han contado que, a pesar de que el oleaje es mucho más fuerte, es otro edén, que además tiene mucho menos turismo que su competidor caribeño.

De la zona limítrofe con Brasil, tampoco puedo hablar con propiedad, pero el Amazonas es el Amazonas, ¿no? Una de las descripciones que más me han gustado ha sido la de Sabina, mi compañera de piso: “Arti, tú entras ahí y parece que te han encogido: TODO es mucho más grande de lo habitual: los árboles, los mosquitos, las lagartijas, las arañas… TODO. Estás alucinando todo el rato. Y quedarte a dormir en una cabaña en plena selva, oyendo el ruido de todos los animales… algo que tienes que hacer”.

La zona sur y oriental del país es selvática y está en su mayoría despoblada.

Y seguro tiene muchas más cosas que os iré contando en breve. Por ejemplo, no tengo ni idea de como luce la zona de los Llanos Orientales, y los colombianos que conozco tampoco me la saben describir del todo bien: me han dicho que es LLANA, recuerda a un western, se come asado y se baila este baile TAN MOLÓN, donde en el segundo 45 el titi se marca un zapateo que ya quisiera para sí Joaquín Cortés:

Totalmente imprescindible, vamos.

3) Por la Sierra Nevada de Santa Marta y el Caribe

Si algo conozco bien de Colombia es la costa. Vosotros lo sabéis, yo lo sé. No nos hagamos los remolones. Y creo que constituye un motivo por sí solo. Sin ganas de ponerme intensa, porque no me apetece, os diré que es lo más bonito y extraño que he visitado en mi vida. Es extraño porque creo que, en efecto, esta zona tiene algún tipo de magnetismo que hace que quien la pise, quiera quedarse allí para siempre. Yo estuve casi tres meses, y son demasiados los casos de mochileros que conozco que, tras cruzarse toda Sudamérica, finalmente han establecido un negocio en alguno de sus pueblos.

Lo que la hace especial es la combinación Caribe + Sierra: la cadena montañosa costera más elevada del mundo, con 5700 metros de altitud en su pico más alto. Vamos, que no hay una montaña más alta y tan cerca del mar en ningún sitio mundial.

Como prueba de la importancia de la zona, aquí os cuento un caso muy curioso que conocí en Palomino: por allá en los setenta, un grupo de colombianos de diferentes partes del país, agobiados por la forma de vida del mundo moderno, se fueron juntando, sin saber muy bien cómo, en esta Sierra, y adoptaron las formas de vida indígenas: vivían alejados de la civilización, araban la tierra, cuidaban a los animales, trabajaban en su espiritualidad… Y allí se quedaron veinte años viviendo en comunidad, y siendo finalmente aceptados por los indígenas.

Lo que me resultó más curioso es que todos con los que hablé coincidieron en que fueron subiendo a la Sierra por un impulso, sin saber si habría más gente ahí arriba o no. El plan era irse solos. Y poco a poco se fueron juntando, construyendo sus casas y conviviendo, con gente a la que anteriormente no conocían de nada.

Todos creían en el “poder de llamado” de la zona.

Playa de Palomino

Playa de Palomino

La Sierra, al ladito

La Sierra, al ladito

Sea como fuere, el caso es que hasta yo misma he estado atrapada aquí, sintiéndome totalmente incapaz de dejarla: esta zona tiene rollo, amigos. No sé cuál, pero lo tiene.

4) Su retórica

Los colombianos, por lo general, hablan fenomenal: tienen un castellano muy rico y expresan a la perfección sus ideas en palabras. Además, se les une que, como vimos en el punto 1, son muy educados, por lo que, hasta los más jóvenes cuando hablan con sus amigos, usan el Usted, y no es nada raro escuchar su forma alargada “Vuestra Merced”.  Es muy raro que pasen al tuteo. Muy raro. Entre hermanos se hablan de Usted.

A la hora de escribir pueden cometer más faltas que nosotros, sobre todo con la “c” y la “s”, con las que creo que todos los latinos tienen un buen follón armado, porque no las distinguen fonéticamente y la única manera de diferenciarlas es leyéndolas mucho. Sin embargo, la tradición oral se conserva rica e intacta: expresan en palabras sus ideas, usando muchísimos adjetivos que yo no he escrito en mi vida, y convencen con ellas.

Claro que los jóvenes, sobre todo dependiendo de su estrato social, tienen su jerga. Pero es una jerga suave por lo general, sobre todo comparándola con España.

Como me han dicho en más de una ocasión de manera educada, pero diciéndomelo al fin y al cabo, la manera en la que hablamos los españoles les parece grosera (me encanta que usen este adjetivo, que es fino a la par que contundente). Poco a poco me he ido dando cuenta de que tienen razón, y de que en mi vocabulario destacan joyitas como: “por lo cojones”, “me la suda”, “estoy hasta la polla”, “que le den por culo”, y un amplio espectro de exabruptos que no dejan en muy buen lugar a nuestro país, en cuanto a riqueza oral se refiere. Y eso que yo soy más o menos educada, que viendo Gandía Shore, reality que adoro, y fijándome en este punto, he alucinado. Si le pongo cinco minutos al azar a cualquier colombiano, convulsiona espontáneamente.

Da gusta oírles hablar, oiga. Y dan ganas de que en España haya una asignatura en las escuelas en la que enseñen a los niños a expresarse correctamente.

Como me dijo Rául Querido un día, luego así pasa allí, que cualquier persona que se exprese medianamente bien es considerada un Dios. Véase el caso de Risto Mejide, por ejemplo.

Y por hoy ya hemos terminado, que me estoy alargando y el mapa del paint no se ha hecho solo.

Más motivos, muchos de ellos superficiales, en la próxima entrada.

Anuncios

4 comentarios to “Colombia: el riesgo es que te quieras quedar (2)”

  1. Chloé 24/01/2013 a 5:22 pm #

    Arti!! que bueno que vuelven los posts!! Tienes razón con el idioma, de hecho creo que en Colombia es donde mejor se habla el castellano. Ya me has convencido, tengo que visitar Colombia jajaja, y me encantaría ir a la parte del amazonas, tienes que ir y hacer un documental o algo para darnos envidia 🙂
    Bueno, y algún colombiano no ha conquistado aún ese corazoncito español? 😉
    Besos!!

    • diariosdemamarracha 29/01/2013 a 3:45 pm #

      ¡Bonita! Iré al Amazonas y os lo contaré. Pero primero tengo que encontrar piso y trabajo… Vamos a por ello con todas, aunque no está siendo fácil. ¡Besos, guapa!

  2. cerdi 29/01/2013 a 10:57 pm #

    El joropo o el baile escopeteado. Me encanta… lo que es el tío tiene pinta de ser una buena cerda. Por muchos “vuestra merced” con que tenga a bien regalar nuestros oídos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: