Gimme the power, Zihuatanejo

12 Jul

¿Qué pasa con este blog? ¿Esto es todo lo que tenías para nosotros, mamarracha de mierda?

¿Dónde se mete? ¿Dirigiendo una banda de narcotraficantes para abrirse camino en el lucrativo mercado valenciano? ¿Se habrá puesto cerda a tacos y se niega a subir cualquier prueba de ello? ¿Colgando boca abajo del puente de una autopista? Nada de eso, amigos, el verdadero motivo de tan dolorosa ausencia es que he pasado dos semanas en un pueblito llamado Zihuatanejo y, allí, sus amables, hospitalarios y alcohólicos habitantes me han acogido como a una más.

Estos encantadores amigos son Tona, Carlo, Ana, Fabro, Cheko, Omar, Rodo, Laura, Leo, Manuel, Chayo… Desde el mismo momento en que llegué me abrieron las puertas de su bar y de su casa. Ha sido lo más cerca de vivir Friends que he estado nunca, sólo que el Central Perk se llamaba Barracruda: si querías hacer algo, sólo había que dejarse caer allí y la gente iba apareciendo, soltando chascarrillos y proponiendo planes. Quería presentároslos a todos con breves entrevistas, porque cada uno de ellos lo merecía, pero se me jodió la cámara a los pocos días de estar allí y no pudo ser. Qué le vamos a hacer.

Zihuatanejo es un pueblo turístico, pero no tanto como los demás sitios donde he estado, por lo que he tenido oportunidad de conocer México más a fondo. Algunas de las cosas que he aprendido son éstas:

La corrupción y el crimen organizado están a la orden del día. A un nivel elemental, claro, pero que no es difícil llegar a conocer si vives en un mismo sitio durante un tiempo. En México nunca sabes con quien estás hablando: una encantadora anciana puede ser la abuela del Chapo Guzmán, así que es mejor andarse con ojo. A esto se le une que los mexicanos son generosos y hospitalarios por naturaleza, por lo que son muchas las veces que te quieren invitar a algo. En esos casos, creo que lo mejor es aceptar, para que no se molesten, ser amable sin ser coqueta, y comer o beber rápido dependiendo de la pinta que tenga el tipo.

Un día una amiga y yo nos fuimos a comer y un señor nos invitó a sentarnos con él, porque no había más mesas libres. Era un hombre ya mayor que trabajaba en el sector de la construcción, coordinando proyectos en Zihuatanejo. Resultó ser muy amable, nos cantó canciones de amor en el escenario y nos contó su vida, haciendo mucho hincapié en que conocía a todos los políticos electos de la región. Segundos después, llegaron dos policías, se sentaron en la mesa y comieron con nosotros. La invitación, bastante elevada, corrió de su cuenta.

Las relaciones de pareja, o al menos las que he conocido, parecen ser más una lucha de poder que una relación, como quizá la entendemos nosotros. Y, como en toda lucha, siempre hay perdedores; casi siempre, la mujer. Hay mucha desconfianza y celos entre las parejas, pero también entre personas del mismo sexo, incluso entre amigos. Los hombres no se fían de los hombres ni las mujeres de las mujeres. Ahora entiendo por qué me cuesta tanto hacer amistades femeninas y tan poco masculinas. Por supuesto, mis amigos me alertaron de que, de primeras, un hombre sólo te habla si se quiere acostar contigo. Pero bueno, eso es así en todos lados.

Existe el machismo. Muy cabrón además. Y las mexicanas, por lo general, y algo muy loco para nosotras doñas topless, se bañan vestidas en el mar. Muy vestidas, en camiseta y pantalones, hasta el punto de que me sentía mal enseñando mi lorza serrana. Además, casi nunca llevan vestidos. De esto tardé bastante en darme cuenta, pero ayudó que tres de mis amigos, en diferentes momentos, me preguntaran: “Tú y tus vestiditos… ¿nunca te pones jeans?”. Supongo que todo ese rollo tendrá que ver con no dejar acceso “libre” a nuestro chocho. O yo qué sé.

El ahorita da mucha risa. Puede ser media hora, cinco horas o no llegar jamás. Cuando estuve allí fueron las elecciones y había ley seca todo el fin de semana. Dos días enteros en que cerraban los bares, no se vendía alcohol y sólo se podía beber en casa. Como entenderéis, era un tema bastante preocupante. Viernes, 22 horas y no habíamos comprado nada. ”Ahorita, ahorita la armamos”. Son las 23.50 y seguimos sin tener nada. ”Ah, es cierto, vamos a la vinatería”. Y la vinatería hasta los topes. Y los mexicanos muertos de la risa. “¡Por los pelos, wey!”. Pero como es México, la vinatería se quedó abierta media hora más.

Y es que también he aprendido que hay que restarle importancia a las cosas para ser más feliz. Los mexicanos nunca abren cuando toca, nunca llegan a trabajar cuando toca, nunca cierran cuando toca. Y ellos lo saben y les funciona. Un día Leo, el cubano, tuvo que tirar una puerta abajo de una patada porque se quedó cerrada por dentro y no penséis que nadie se preocupó por la fianza. Cuando se me rompió la cámara (tiene un defecto de fábrica, ¿vale?), me jodió bastante, pero se me pasó rápido, porque todos me dijeron que lo olvidara. “No te claves, Artemisa. Ya pasó”. Y así es. ¿No tengo todos los vídeos y fotos que quería para montar? Pues no pasa nada. Hoy me he comprado una muy baratita mientras me arreglan la otra y asunto resuelto.

Lo que he aprendido en Zihuatanejo es muy Gimme the power, estoy feliz de haber conocido a todas las personas con las que he tenido el placer de convivir dos semanas, y por todo lo que me han enseñado; por supuesto muchas de esas cosas me las quedo para mí.

El vídeo empieza en una de las noches de Ley Seca, para que veáis lo absurdamente árida que fue. Todo el finde así.

El lunes quedamos y Omar preguntó: “¿Hoy tomamos o qué?”. A lo que Cheko respondió: “Nah, hoy ya no tiene chiste”.

Anuncios

13 comentarios to “Gimme the power, Zihuatanejo”

  1. neus 12/07/2012 a 8:30 am #

    arti, hostia, nos matas de envidia… termino siempre la lectura de los post con una sonrisa estúpida en la boca, los ojos fijos en la pantalla y el coco bien lejos.
    Por cierto, ya hablas como toda una hija de la chingada. Ole!
    (neus, valènciaaaaaa)

    • diariosdemamarracha 13/07/2012 a 12:09 am #

      ¡Boniquiusa! ¡Qué bien que te guste! No sé a qué estáis esperando… todos para aquí ya.

  2. Regina 12/07/2012 a 9:50 am #

    Viva México cabronaaaaaaaa!! Qué post más divertido, que vídeo más guay, qué canción más chula (podría haberla escrito cualquier grupete español en los últimos tiempos)… Tú sigue actualizando así, que dentro de nada nos tienes a todos ahí, chingándote el plan!

    • diariosdemamarracha 13/07/2012 a 12:05 am #

      La canción es muy España right now, ¿eh? Y eso es lo que espero conseguir: vuestro éxodo completo y total hacia estas tierras.

  3. Carmenxita 12/07/2012 a 11:07 am #

    Nenaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! Que yo ya me había acostumbrado todos los domingos a leerte. ayyyyyynnnnssss!!!! Menos mal que has vuelto!!!!! Me encanta tu blog!!!!! Me encantas tu y me encanta Mexico!!!!!!!! Escribe, escribe y escribeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Carmexita!!!!!!! Besos amore!

    • diariosdemamarracha 13/07/2012 a 12:02 am #

      ¡Carmencita! ¡Ay, mi nena, qué ilusión que te guste! Tú sí que me encantas, a ver si me marco otra en breve. Besitos!

  4. Chloé 12/07/2012 a 11:59 am #

    Weeey, que buen vídeo!!! Se ven muy cagados tu nuevos amigos 😉 Seguro que en Puerto Escondido ya no verás a gente metiéndose al mar vestida jaja. Eso es muy de gente de “pueblo” o muy tradicional. Pero en general las mujeres en México somos muy vergonzosas pero además la actitud de los hombres no ayuda. Por ejemplo en la ciudad de México, cuando paseas por la calle y vas con vestido, seguro te dicen un montón de cosas y te tocan el claxon los coches, y al final es incómodo así que mejor no llamar mucho la atención…
    Espero que te estés dando un taco de ojo con los surferos en Zicatela 🙂 Muuuaa

    • diariosdemamarracha 13/07/2012 a 12:00 am #

      Chloeeeee!! Muy majos todos, sí! Y muy de acuerdo con lo que dices, todo es culpa de los machos mexicanos! Las chicas que he conocido están semianuladas, y eso no puede ser. Voy a ver si les pongo rectos en estas semanas…

  5. Clau 12/07/2012 a 3:20 pm #

    Da gusto escucharte Artemisa!! Más videos con tu voz de fondo!! Qué risa el músico no?

    • diariosdemamarracha 12/07/2012 a 11:57 pm #

      ¡Nena! Sí, tía, mucha risa. Su mayor hit de anécdota fue un día que tenía que tocar y su cuerpo, de lo ciego que iba, se le iba para delante… Le acabaron poniendo una mochila con todo lo que encontraron por allá (cables, micrófonos..) para hacer CONTRAPESO y mantenerlo recto. Muy personaje, mucho.

  6. Cuca 12/07/2012 a 5:09 pm #

    Eres un crack Arti!! Me lo paso pipa leyendo tus aventuras mexicanas. Y este vídeo supercurrao!! Besos, besos

Trackbacks/Pingbacks

  1. Colombia: el riesgo es que te quieras quedar (1) « Diarios de una mamarracha - 02/02/2013

    […] me hacía sentir como visitante – el guía que me tocó las tetas, mi historia con las travestis, Zihuatanejo… me parece que son entradas que dan a entender problemas que tiene el país – […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: